Evangelio del día

El que se engrandece será humillado, y el que se humilla será engrandecido

ebede44dc26b1c9b568a91c11f6b7076

En esta parábola que Jesús cuenta, hay dos protagonistas: el fariseo, que ora pero no para Dios, sino hacia sí mismo y creyéndose superior en cuanto a lo que le rodea; por otro lado está el publicano y recaudador de impuestos, quien ora de manera diferente pero que se humilla, pide perdón por lo cometido y realmente se dirige al Señor.

Dios escucha solo a quien le llama, no a quien se llama a sí mismo y que lo único que consigue es hacerse daño.

Anuncios

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s