Jesucristo, Rey del universo y de nuestros corazones

Lo primero que tenemos que tener claro, es qué significa la celebración de hoy.

Podemos aplicar una gran variedad de términos. Estamos alegres por la Verdad, por la llegada del Mesías, el Hijo de Dios, nuestro Señor encarnado. Pero ¿Porqué hace esto? ¿Porqué decide rebajarse a un estado como el nuestro?

ThinkstockPhotos-512822008-1280x640

La respuesta, es capaz de sorprender a más de uno: para demostrar que es perfecto. Y sí, porque siendo imperfecto en cuerpo como nosotros, llega a ser perfecto como Dios nuestro. Ya que si realmente es un ser que alberga el todo, la perfección de la Verdad, también tiene que ser capaz de alcanzar cualquier otro tipo de estado, incluido el de la sencillez, que en este caso es el de igualarnos en nuestra limitación.

Esto para muchos supone una prueba más de fe, ya que puede no ser entendible (y así es). Pero no se trata de entenderlo, sino de comprender el trasfondo que se nos quiere hacer saber: el Amor que nos ofrece el Señor y el cual para que logremos obtener, debemos abrir nuestras mentes y corazones siempre a un nuevo tipo de visión.

Porque Dios es inmutable (significa que no cambia), pero no nuestra manera de conocerle. El Antiguo Testamento es una muestra de ello, en el cual Se presenta como un único Dios. Pero, en el Nuevo, sigue formando parte de esta perspectiva y añadiendo otras formas de llegar hasta Él.

Aquí entra de nuevo la acción de la fe.

beach-uk-xlarge

Una anécdota cuenta lo siguiente:

Un día San Agustín paseaba por la orilla del mar, dando vueltas en su cabeza a muchas de las doctrinas sobre la realidad de Dios, una de ellas la doctrina de la Trinidad. De repente, alza la vista y ve a un hermoso niño, que está jugando en la arena, a la orilla del mar. Le observa más de cerca y ve que el niño corre hacia el mar, llena el cubo de agua del mar, y vuelve donde estaba antes y vacía el agua en un hoyo.

Así el niño lo hace una y otra vez. Hasta que ya San Agustín, sumido en gran curiosidad se acerca al niño y le pregunta: “Oye, niño, ¿qué haces?” Y el niño le responde: “Estoy sacando toda el agua del mar y la voy a poner en este hoyo”. Y San Agustín dice: “Pero, eso es imposible”.

Y el niño responde: “Más imposible es tratar de hacer lo que tú estas haciendo: Tratar de comprender en tu mente pequeña el misterio de Dios”.

Después de todo esto, cabe decir que es imposible para nuestra limitada mente humana pueda entender este Misterio divino. Sin embargo, no lo es querer creer que es Verdad y Dios, será quien nos lo haga saber en el Cielo, pero no como uno solo, sino como Padre que nos creó, Hijo que nos salvó y Espíritu que nos ayuda y protege siempre que tengamos fe en Él.

Es un solo Dios, pero tres seres distintos (no confundir con caretas) que se relacionan en el Amor perfecto de la Unidad.

el-spinner-de-la-trinidad-letras-fano


 

Fuente: Catholic.net

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s