Santos

Oración a San Amador, patrón de Martos

p1020703

Los cristianos de Martos te saludamos, San Amador, sacerdote y mártir, en esta que fue tu ciudad, donde naciste a esta vida, y creciste en la fe.

Siempre estás cerca de nosotros, porque para los cristianos, más allá de la cercanía física, está la presencia espiritual y el amor de los corazones. Reconocemos que nunca nos ha faltado tu intercesión, y que siempre hemos sentido tu protección.

Hoy es tu fiesta y nos presentamos a ti con nuestras necesidades, con nuestros gozos y con nuestras esperanzas. Venimos los niños y los jóvenes, los adultos y los ancianos, los hombres y las mujeres… Aquí estamos.  Después de tantos siglos el Evangelio que predicaste en nuestra tierra sigue resonando en nuestros oídos.

San Amador, patrón, venimos a ti llenos de fe, a pedirte que te acuerdes de este pueblo de Martos y de sus gentes, de nuestros campos y de nuestras industrias, de nuestros negocios y de nuestras familias. Que la paz reine en nuestras almas. Que la justicia y el progreso humano brillen entre nosotros. Que nuestro canto sea a la verdad y a la libertad…

Venimos a implorar tu patrocinio sobre nuestra ciudad. Venimos a ti con el propósito de una renovada conversión personal, reconociendo nuestras debilidades y pecados, y buscando por tu intercesión un nuevo vigor y la gracia del Espíritu Santo para renovar la vida cristiana en nuestras parroquias y comunidades.

También te pedimos que intercedas de una forma muy especial por la Iglesia en Martos, por tus compañeros sacerdotes y por los seglares comprometidos en nuestras comunidades parroquiales, por los religiosos y las religiosas, que son sal y luz para nuestro pueblo. Por las vocaciones, esa gran esperanza de nuestra Iglesia. Por las cofradías y por todos aquellos grupos y comunidades que en la fe y en la caridad son semilla de vida nueva en nuestra sociedad.

Te pedimos nos empujes a dar un renovado testimonio del Evangelio de Jesucristo, anímanos y danos fortaleza para vivirlo en su Integridad.  Queremos ver a Cristo, porque reconocemos que Él es la Verdad, El Camino y La Vida para nosotros y para todos.

Queremos “remar mar adentro”, revitalizando la esperanza. Que efectivamente nuestra Iglesia ante los retos presentes sea una Iglesia esperanzada, que sepa comunicar y difundir la verdadera esperanza: la que brota y se alimenta del Evangelio de Jesucristo. Que no olvidemos que este testimonio del Evangelio y  la esperanza lo esperan y lo necesitan especialmente nuestros niños y nuestros jóvenes y sus familias.

Tú, San Amador, sacerdote, grande por lo que Dios hizo en ti:

Enséñanos a gozar la alegría de vivir, a ponernos confiadamente en las manos de nuestro Padre. Queremos servir a todos los hombres nuestros hermanos y alabar de todo corazón a Dios; guíanos por el camino de la verdad, enséñanos a no desesperar ante las dificultades, y a gozar en la alegría.

Te pedimos, confiando en tu poderosa intercesión ante el Señor, que nos protejas, que guardes a tu pueblo, que veles por todos y cada uno de nosotros. Mira a los niños, a los jóvenes, a los matrimonios, a las familias, a los políticos, a los que velan por nuestra seguridad, a los parados, a los ancianos, a los enfermos, a todos y cada uno de los tuccitanos que en ti han puesto su corazón y su confianza.

Y que a la hora de nuestra partida, gocemos junto a ti de la presencia de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. AMÉN.

 

Fuente: Facundo Lopez San Juan.

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s