Liturgia

Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

conversion-de-san-pablo

Señor, en el día de hoy nos recuerdas tu decisión sobre los demás y de cómo, puedes cambiar las cosas a tu antojo. La conversión de tu siervo San Pablo es prueba de ello, y la fe que le infundiste al dejarle ciego también porque a veces, cuando creemos que vemos las cosas de este mundo tal y como son, nos damos cuenta de que no es así. Y debemos darnos cuenta de que solo cuando cerremos los ojos y abramos el corazón, seremos capaces de ver realmente el plan de Dios sobre nosotros.

Porque nos ha hecho humanos, y los humanos tendemos a equivocarnos debido a la libertad que nos ha dado nuestro Padre. Y mediante estas equivocaciones tenemos que ser capaces de llegar hasta Él, para demostrar que aprendemos de nuestros errores y estamos avanzando en el camino que es la vida. Así lo logró Pablo, ya que el Señor le mostró sus errores cometidos y él los enmendó conforme a su Palabra.

Anuncios

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s