Evangelio según San Marcos 10, 28-31

todos-somos-hijos-unicos-para-dios

La vida no se trata de sufrir sin recibir nada a cambio para complacer a Dios. Al contario, ya que recibiremos mucho más de lo que tenemos ahora, eso sí, con sacrificio. Y no sólo eso, sino que también tendremos que demostrar persistencia y seguir adelante junto al Señor, con persecuciones y sufrimiento. Porque no se puede obtener el bien sin pasar antes por el mal, sabiendo superarlo.

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s