Liturgia

4 maneras de entender Pentecostés

calor-fuego

Esta palabra griega que significa quincuagésima, tiene para el pueblo cristiano un mensaje fundamental:

El Espíritu Santo, hasta entonces oculto a los ojos del mundo, se convierte en el Alma de la Iglesia y ya no la abandonará hasta el fin de los tiempos, en que Cristo vuelva a la Tierra.

Termina Jesús su obra en el mundo, acaba de ofrecer su vida en sacrificio por nosotros al Padre, y el Padre junto con el Hijo, se nos da a nosotros en el Espíritu Santo, un regalo incomprensible y oculto, para aquellos, que viven solamente de las cosas materiales.

Entender Pentecostés desde el pueblo Judío

israel_2011_039m

Ya Pentecostés se celebraba desde mucho tiempo atrás en el Antiguo Testamento. Los judíos conmemoraban en este día, el otorgamiento de la Ley dada a Moisés en el Monte Sinaí.

Pero Jesús que transforma todo aquello a lo que se acerca, cambia este día en un gran acontecimiento: La Ley, hasta entonces como única manera de ser perfecto, es sustituida por el Amor, el Amor mismo que es Dios, se entrega a la humanidad para poder hacerla perfecta a través del Espíritu Santo.

Muchos judíos lo entendieron, pero otros muchos continuaron ciegos hasta nuestros días.

Entender qué significa Pentecostés para la Iglesia

Ichuac

Jesús se marcha del mundo, pero antes promete que estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. El día de Pentecostés, el Espíritu Santo se da a un grupo de hombres que han vivido durante un tiempo junto al Hijo de Dios sin saber qué significaban todos los acontecimientos acaecidos. El Espíritu se le muestra en forma de lenguas de fuego y penetra en sus almas naciendo de esta manera La Iglesia, un pequeño grupo de hombres unidos por un Alma Penetrante y que los Vivifica con el Poder de Dios.

El Espíritu Santo une a todos los hombres en un solo cuerpo, un Cuerpo Místico cuya alma es el Espíritu de Dios y el cual se encarga de dirigirlos a un fin: transformar a la humanidad para llevarla a la perfección mediante la Palabra y los Sacramentos. El hombre ya puede tender a la perfección de sí mismo, mediante el Amor que Dios nos ha dado a los hombres con su sacrificio, el sacrificio de su Hijo, y posteriormente con su Presencia Espiritual en su Iglesia e individualmente, en cada ser que le busca, le descubre y le conoce.

Entender la verdadera vida de la Iglesia

interior-iglesia

La Iglesia no ha desaparecido ni desaparecerá nunca, porque su alma es impulsada y vivificada por un alma eterna, El Espíritu Santo, su verdadera Alma.
La promesa de Cristo sigue cumpliéndose aún pasados dos mil años. Sólo quedan ruinas de todo aquello que existió en esos tiempos pasados, pero la Iglesia sigue viva a lo largo de los siglos mostrando a los hombres el fin para el que fueron creados, Jesús nos lo dijo: Sed perfecto al igual que vuestro Padre Celestial lo es.

Cristo dijo cómo serlo, imitando su vida. Recordemos aquellas palabras dichas por sus divinos labios: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

Los que viven según el mundo, no entenderán este mensaje de Jesús: “El que me siga no caminará en tinieblas”.

La Iglesia no son las piedras de los templos, la Iglesia somos nosotros vivificados por el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo, al que recibimos cada vez que recibimos el Pan de Cristo en la Eucaristía.

Entender el gran regalo de Dios: los dones del Espíritu Santo

14096379-Stained-glass-picture-of-Outpouring-of-the-Holy-Spirit-photo-taken-in-a-church-Stock-Photo

La espantosa muerte del Hijo de Dios en la Cruz, nos abrió las puertas para el perdón de Dios por los males que hacemos a los demás, e incluso, a nosotros mismos.

Dios se entrega a la humanidad corrompida por el pecado para poderla regenerar, así el hombre puede llegar hasta Dios que se ha dado a conocer por su Hijo tal cómo nunca había ocurrido antes.

El mismo Jesús nos enseña que él se quedará con nosotros para siempre en la forma de la Tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo que se encargará de enseñárnoslo todo.

Al pertenecer a la Iglesia, nos hacemos partícipes de los bienes que el Espíritu derrama espléndidamente sobre los que viven en ella.

Estos bienes son los dones que el Espíritu da según nos vayamos acercando a conocer Quién es el que dá Vida a la Iglesia.

El Espíritu Santo va vivificando mediante sus dones a aquellos que le son dóciles. Sus dones van penetrando sus almas para hacerlos crecer hasta llevarlos a la perfección que Dios quiere de nosotros. Estos dones espirituales, Inteligencia, Ciencia, Sabiduría, Consejo, Piedad, Fortaleza y Temor de Dios, están enfocados a la vida interior del alma, estos dones la dirigen y la ilumina hasta llevarla a la unión intima con la Trinidad, llegando la esta a habitar en el alma que ha llegado a la perfección en el amor.

Así el alma ha llegado a descubrir para qué fin fue creada: Glorificar a su creador y ser feliz con Él participando eternamente de su Vida.

Los dones del Espíritu Santo, van produciendo a medida que se nos van concediendo, los siguientes frutos: caridad, gozo, paz, paciencia, mansedumbre, bondad, benignidad, longanimidad, fe, modestia, templanza y castidad.

Podemos estar seguros de que estamos recibiendo estos dones con sus frutos, cuando percibamos que nuestro corazón se encuentra lleno de paz, que las adversidades no perturban nuestra serenidad y que todas las cosas de Dios nos atraen de tal modo, que sólo en ellas, nuestra alma encuentra su alegría.

34106736-Happiness-woman-stay-outdoor-under-sunlight-of-sunset-Stock-Photo

Ama y haz lo que quieras, porque cuando se ama a Dios y al prójimo, resulta imposible alejarse del bien.

Anuncios

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s