Agarraron al Hijo querido, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña


Evangelio según San Marcos 12, 1-12

La parábola que nos pone hoy Jesús, es un avance de lo que le llegará a ocurrir. En primer lugar nos pone el ejemplo de los profetas, todos aquellos a lo que ha mandado el Señor pero que sufrieron por ello. En cambio, por último Dios manda a su propio Hijo, se manda a sí mismo porque él es quien decide quien hereda, como dice aquí. 

Pero después de esto, hará justicia a aquellos que han expulsado violentamente a sus siervos del mundo, mediante la muerte y la tortura. Por eso, seremos todos los fieles seguidores suyos, quienes heredaremos la tierra.

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s