Evangelio del día

Vosotros rezad así

Evangelio según San Mateo 6, 7-15

Hasta el último momento, el Señor nos da lo que necesitamos. No sólo nos enseña con palabras y milagros, la manera de convertirnos a su verdad, sino que además nos muestra lo que requerimos para poder hablar con él.

Porque la oración es completamente necesaria. Sin ella, ¿cómo podríamos hablar con aquel, tan importante para poder mantener viva el alma? Aquello que estará para siempre, y que perdurará junto a Dios. Sin la oración, no podemos mantener encendida la llama que nos purifica del pecado. 

Es nuestro salvavidas, nuestra vía de escape a este mundo tan incomunicado por el mal. 

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s