¡Un triunfo glorioso! Exaltación de la Santa Cruz (Reflexión)

cross-sunset-landscape-grave-ocean-sea-mountains-mood-background-200295

Hoy no estamos adorando un trozo de madera. No adoramos un “simple objeto” que dio paso a una nueva era, no sólo para el mundo, sino para todo el pueblo de Dios.

Lo que realmente hacemos hoy es adorar una decisión, porque probablemente fue la más importante de la historia. La idea de un Señor que cambió para siempre nuestras mentes y nuestra manera de concebir la realidad. Dejando atrás la típica muerte y lo que a ello nos conducía, porque fue cuando comenzamos a entender que no hacía falta filosofar acerca de ella, la tan temida enemiga de la vida.

Sólo bastaba con pensar en una nueva vida.

Ya que Dios nos quería enseñar la verdad que hay más allá. Quería hacernos comprender que no hay que entristecerse por morir. Que simplemente debemos lidiar en todo momento, por lo que nos espera después. Debemos cargar con nuestra cruz, con la esperanza de que el Padre no nos abandonará en el camino.

¿Pero acaso tenemos alguna prueba de que nos dice la verdad? ¿Podemos estar seguros de que resucitaremos y es la lucha impuesta por Él nuestro punto de enfoque? Sí.

 

medicina-online-dott-emilio-alessio-loiacono-medico-chirurgo-roma-sorriso-suor-cecilia-prima-della-morte-riabilitazione-nutrizionista-inf
Carmelita muere con sonrisa en el rostro – medicinaonline.co

 

Él ya nos lo demostró hace mucho. Y para que supiéramos con seguridad que no nos abandonará jamás, y será la resurrección aquello que nos aguarde tras la muerte, Él mismo murió por nosotros para que lo viésemos con nuestros propios ojos. Bajó de su propio Reino, a un mundo cómo el nuestro en el que se encuentra el mal por doquier, y afrontó la muerte sabiendo con certeza que seguiríamos su modelo: morir por la verdad.

Porque dos mil años después, aún recordamos su ejemplo de cómo tenemos que morir para alcanzar la vida eterna. Muriendo por los demás, al igual que Él hizo lo mismo por nosotros. Y no en vano, ya que hoy en día sigue habiendo constantemente personas, que mueren por el hermano y por Cristo. Esa es la verdad por la que hemos de sucumbir.

Intentemos seguir el mismo propósito de manera diaria, haciendo que el sacrificio por el prójimo se vea reflejado en nuestros actos.

adventure-1807524_1280

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s