Evangelio

Arrendará la viña a otros labradores

Evangelio según San Mateo 21, 33-43

A lo largo de su estancia en la tierra, Jesús va dando numerosos avisos de lo que le espera.

En éste caso, pone por labradores de la viña, al pueblo que Él escogió desde un principio. Los judíos, siempre han destacado como un pueblo duro de corazón, acabando con la vida de aquellos profetas que el Señor les enviaba. Así lo narra Jesús en la parábola, siendo los criados que van a recoger los frutos, los profetas enviados para advertir a su gente.

Pero, al ver Dios que de nada sirve mandar a personas que le obedecen por ser quien es, toma la decisión de ordenar a su propio hijo a ir por la cosecha, aún sabiendo el destino que le espera. Él mismo, es quien se envía para intentar una vez más hacer que recapacite su pueblo, y así es como nos lo quiere explicar, poniendo esta comprensión sólo al alcance de quienes tienen verdadera fe.

De tal modo, también nos cuenta cuál es su plan, que no se basa en otra cosa que crear una nueva Iglesia, y que esta consiga producir los frutos que tanto ha negado su pueblo escogido para ello. Necesita, poner al mando a nuevos labradores que hagan lo que se les ordena, y cumplan así Su voluntad.

 


Lectura

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancia­nos del pueblo:
-«Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje.

Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labra­dores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labra­dores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon.

Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: “Ten­drán respeto a mi hijo.”

Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: “Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia.”

Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron.

Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aque­llos labradores?»

Le contestaron:

-«Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la vi­ña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.»

Y Jesús les dice:

-«¿No habéis leído nunca en la Escritura:

“La piedra que desecharon los arquitectos

es ahora la piedra angular.

Es el Señor quien lo ha hecho,

ha sido un milagro patente”?

Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.»

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s