¿Tenemos pasión por Dios y compasión por el prójimo?

Evangelio según San Mateo 22, 34-40

Con las palabras de hoy, Jesús pone a prueba el razonamiento de quienes dicen seguir la ley. En los dos mandamientos que nos hace saber, se está haciendo una declaración de amor, en la cual debemos responder de la misma manera.

Todo ser humano debe albergar un propósito en esta vida, y para quienes ya lo han encontrado, en el Evangelio, saben que su misión es compartir con el mundo aquello que les da sentido a su existencia. Dando así, un esfuerzo constante de superación por Dios, ya que Él lo hace por nosotros en todo momento. Pero para lograrlo, es necesario que las personas tengan la obligación de devolver de forma directa ese Amor que reciben.

Para hacer esto posible, Jesús dice que “de manera semejante, el segundo mandamiento es el de amar al prójimo como a nosotros mismos”. Porque el hombre y la mujer son un claro reflejo del Amor de Dios, hechos a imagen y semejanza de su ser, por lo cual, si nos amamos mutuamente como hijos Suyos que somos, estaremos reflejando en el Señor nuestro amor por Él.

Comenta qué te ha parecido, y si lo puedo mejorar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s